domingo, 8 de diciembre de 2013

Día 342 - El abrigo de un padre sobreprotector

Hoy me desperté cantando “Mujeres”, de Ricardo Arjona. A menos de un mes de mi partida rumbo a tierras rusas, sentí como un apremio la necesidad de saber cuánto dinero me quedaba de aquellos setenta mil dólares que había ganado apostando en la pelea entre Vicky y la falsa Lucrecia. Tres veces los conté y las tres veces la cuenta arrojó el mismo resultado. Tenía nada más que la mitad exacta: treinta y cinco mil dólares. Había gastado demasiado para el poco tiempo que había transcurrido desde la adquisición de aquella, mi pequeña fortuna personal, y tendría que encontrar la manera de reducir los gastos al mínimo indispensable para llegar a Rusia con un respaldo económico.
Aprovechando que el domingo era el día libre de mujeres para mi padre, lo invité a almorzar con la intención de aceptar su propuesta de guardar mi dinero en un lugar seguro.

Soy consciente de que nos abandonó, pero es un tipo considerado mi viejo, porque, a pesar de que en un principio había declinado la invitación por tener compromisos contraídos con anterioridad, ni bien le comenté el asunto del dinero me dijo que suspendería sus compromisos y que liberaría su agenda para almorzar conmigo.
―Las necesidades de un hijo están antes que cualquier otra cosa ―me dijo.
Diez minutos más tarde sonó el portero eléctrico. Era él. Bajé a abrirle con la intención de llevarlo a almorzar al restorán-gimnasio de los ruso-ucranianos, pero el muy buen tipo se había hecho tiempo para pasar por una rotisería en el camino y había comprado una docena de empanadas fritas, seis de carne y seis de jamón y queso. Subimos e invitamos a Samuel a sumarse al almuerzo, pero, aunque se sentó a la mesa, no probó bocado y, unos minutos más tarde, se puso de pie y salió del departamento con la idea de tomar un poco de aire.
Así quedamos solos, cara a cara, mi viejo y yo.
―¿Cuánto es lo que tenés? ―me preguntó.
―Treinta y cinco ―le dije.
―¿Lucas? ―me preguntó.
―¡No, papá! ¡Natalio! ¡Soy Natalio! ¡Soy el único de tus quinticientos hijos al que le pusiste un solo nombre! ¿y encima te lo olvidás?
―No, Natalio, lo que quise preguntarte es si son treinta y cinco mil.
―Ah, sí ―le dije.
―¿Verdes? ―me preguntó.
―¡No, papá! ¡Ni Lucas ni Verdes! ¡Soy Natalio Gris! ¿O me estás insinuando que no soy hijo tuyo?
―No, Natalio, lo que te estoy preguntando es si son treinta y cinco lucas verdes. Si los billetes que tenés ahí, abajo del colchón, suman treinta y cinco mil dólares.
―Ah, sí, son treinta y cinco mil dólares. ¿Cuánto me podés guardar? ―le pregunté.
―Todo ―me dijo.
―¿Todo? ―le pregunté.
―Sí, todo ―me dijo.
―Y ¿con qué mierda vivo mientras tanto?
―Te puedo dar doscientos… trescientos… quinientos pesos ―me dijo mientras contaba un puñado de billetes que pronto me alcanzó.

Teníamos un trato. Mi viejo me dio quinientos pesos y además me guardaría, hasta el dos de enero del dos mil catorce, los treinta y cinco mil dólares que conformaban mi pequeña fortuna personal. Yo sé que soy un adulto, pero de vez en cuando es lindo, y hasta saludable, sentir el abrigo de un padre sobreprotector.

4 comentarios:

  1. ¿Cómo que sos un adulto? Yo pensé que eras entrenador de boxeo.... y bue, se ve que entendí mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparentemente, Fernando. Salvo que haya sido una excusa de mi pediatra para dejar de atenderme... Tres años pasaron ya desde aquel día tan triste.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Sos un adulto? Pecas de ingenuo hijo mío!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viejo, sos vos? Cada vez entiendo menos.
      Saludos!

      Eliminar