miércoles, 16 de octubre de 2013

Día 289 - El puño prohibido

Hoy me desperté cantando “Fruta fresca”, de Carlos Vives. El entrenamiento de ayer entre Vicky y Lucrecia me produjo todo tipo de sensaciones. Por un momento, debo reconocerlo, me convencí de que estaban peleando por mí. Después, cuando Lucrecia conectó en el cuerpo de Vicky la trompada que hizo que esta última se hincara sobre la lona, sentí al mismo tiempo lástima por mi amada y orgullo por mi nueva pupila. Finalmente, al ver cómo Arnoldo Jorge Negri interrumpía la actividad nada más que para protegerla, me enfermé de celos.
No podía seguir así, porque mis inseguridades iban a interferir en la preparación de la falsa Lucrecia. Decidí, entonces, que lo mejor sería aparecernos frente a Vicky y Arnoldo y hacerle saber que yo estaba entrenando a otra y que sabía que ella estaba entrenando con otro.

Ahora, si iba a hacer el anuncio, debía hacerlo a lo grande. Llegamos al gimnasio, subí al cuadrilátero y, como si fuera uno de esos canosos con voz de locutor que suelen hacer las veces de presentadores en las grandes veladas boxísticas, anuncié a la concurrencia del gimnasio que la falsa Lucrecia era mi protegida y los invité a todos a su primera pelea sobre suelo argentino. Lucrecia subió al ring y Vicky se acercó a mí de inmediato.
―Así que fuiste vos el que mandó a esta rusa para hiciera lo que vos no te animás a hacer, ¿no? ―me dijo.
―¿Eh? ¿Qué decís? En primer lugar ―le expliqué―, Lucrecia no es rusa, es ucraniana. En segundo lugar, te aclaro que yo no mandé a nadie a ningún lado. En tercer lugar, me parece que entiendo muy bien qué es lo que está pasando acá.
―¿A sí? Decime entonces, ¿qué es eso que está pasando? ―me preguntó.
―Que estás celosa, Victoria ―le dije―. Que no te bancás que esté entrenando a otra.
Al oír mis palabras, Vicky comprimió el puño y contrajo el brazo preparándose para darme un puñetazo como aquel que me había propinado luego de nuestro primer beso, pero desistió a los pocos segundos.
―Agradecé ―me dijo― que tengo la mano prohibida, porque si no…
―Si no ¿qué? ―le pregunté.
―Si no estarías arrodillado en la lona, juntando uno por uno todos tus putos dientes.

Sí, definitivamente, Vicky estaba celosa. Sus celos no dejaban de ser un halago para mí, pero  no podía distraerme en mi vanidad. No tenía tiempo para eso. Debía concentrar todas mis energías en sacar lo mejor de la falsa Lucrecia y fomentar su carrera para así generar un ingreso que terminara con mi estado de constante pobreza.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias por decírmelo, Fernando. Por mis propios medios no podría haberlo averiguado. No soy de ponerme celoso.
      Saludos!

      Eliminar