sábado, 6 de julio de 2013

Día 187 - Maldita espera

Hoy me desperté cantando “¿Qué pasó?”, de Bersuit Vergarabat. Llegó el día. Esta noche, en la sede central de la Iglesia Universal del Reino de Dios, Vicky y “La Mole Moni” disputarán la esperada revancha. Estaba tan nervioso, pero tan nervioso, que no quise abandonar la cama y, como una medida desesperada para pensar en otra cosa o no pensar en nada, levanté la persiana que cubre el afiche de Daniel Amoroso y lo contemplé largamente. No me sirvió de nada. Imágenes del rostro de Vicky golpeado y ensangrentado invadían mi mente. La impotencia hizo que me pusiera de pie, arrancara el afiche y lo despedazara. Después, salí a la calle y conduje la furgonetita por la ciudad. Necesitaba tomar aire.

Recorrí el barrio de mi infancia, me detuve frente a la plaza en la que solía jugar de pequeño, bajé de la furgonetita y me senté en el arenero sobre el que mi madre nunca me dejaba sentarme porque, decía, probablemente los perros harían ahí sus necesidades. Sobre la arena, escribí mi nombre, el nombre de mi amada, dibujé un corazón y fui a sentarme en una de las hamacas que mi madre no me dejaba usar porque las consideraba peligrosas, pensando que nuestros nombres permanecerían escritos hasta que la acción del viento fuera borrándolos o hasta la primera lluvia. Sin embargo, a los pocos segundos un perro callejero se acercó al lugar, pasó por delante de mí, caminó hasta el arenero, meó sobre lo que yo había escrito y lo tapó escarbando con sus patas. No pude evitar interpretar lo sucedido como un mal augurio, pero ¿respecto a qué?, ¿a mi relación con Vicky?, ¿a la pelea de esta noche?, ¿a ambas cosas?
La ansiedad me impedía pensar con claridad. Para que mis nervios no la afectaran en las horas previas a la pelea, fui hasta la casa de Arnoldo Jorge Negri y le dejé la furgonetita para que la pasara a buscar a Vicky y la llevara hasta la sede central de la Iglesia Universal del Reino de Dios.
—¿Y vos? —me preguntó Arnoldo con su voz aflautada.
—Yo voy caminando —le dije.

En el camino, compré un atado de cigarrillos y un encendedor. Nunca fumé en lo que va de mi vida, pero podría ser un buen día para comenzar. Hasta hoy tampoco me había sentado en una hamaca o en un arenero. Luego de una caminata que se prolongó por más de una hora, llegué al lugar de la pelea. En la puerta, los mismos guardias que custodiaban la iglesia durante la semana, me pidieron que me identificara para dejarme ingresar. Mi nombre estaba en la lista. Una vez adentro, me detuve maravillado ante el cuadrilátero que habían emplazado en el centro del salón. Pendiendo del techo, una luz potente lo iluminaba. A los cuatro costados, filas de sillas se sucedían en escala ascendente. Todo estaba listo. Con la intención de calmarme, encendí el primer cigarrillo de mi vida y, tosiendo descontroladamente, ingresé al vestuario en el que Vicky y Arnoldo aguardaban tranquilos mi llegada.

4 comentarios:

  1. Don Natalio, espero que este momento estresante que te nubla un poco pase pronto.
    De verdad fumar es una porquería y te destruye.
    La idea es pensar en otra cosa.
    En mi blog cosas que pasan, hay un artículo que se llama "No piense en un caballo blanco" y que indica lo que me permitió dejar el vicio.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, acabo de leerlo, Fernando. Es difícil no pensar en un caballo blanco cuando me pasé la infancia escuchando la pregunta "¿de qué color era el caballo blanco de San Martín?". ¿O sería el cabello? ¿San Martín era canoso?
      Saludos!

      Eliminar
  2. En un todo de acuerdo con Fernando! Saludos

    ResponderEliminar